3 nov. 2010

Por Alejandro Contreras

Mark Zuckerberg (Jesse Eisenberg) es un brillante estudiante de informática de la prestigiosa universidad de Harvard. Le obsesiona el hecho de que las más selectas fraternidades del campus ni siquiera le consideren para las pruebas de iniciación, como sí han hecho con su amigo Eduardo Saverin (Andrew Garfield). Una noche empujado por el rechazo de una chica, y con varias cervezas en el cuerpo, comienza a despotricar de esa chica en internet mientras monta en cuestión de horas una aplicación con fotos de las chicas del campus para que los cibernautas puedan valorarlas. Esta experiencia, además de acarrearle el rechazo de sus compañeras de aulas, consigue que Mark comience a idear lo que hoy en día se convertirá en la mayor red social del mundo, Facebook.

Podría haber sido otro telefilm juvenil más sobre la vida de los creadores del Facebook y el impacto que esto tuvo en sus vidas. Y por suerte no es así. La adaptación que ha hecho Aaron Sorkin de la novela de Ben Mezrich (THE ACCIDENTAL BILLIONAIRES (2009)) ofrece una historia más profunda de lo que a priori podíamos prever. Desconozco como de verosímil es el retrato que se nos ofrece de Mark Zuckenberg, lo que es cierto es que han conseguido tejer un personaje con fuerte personalidad, con muchas contradicciones y que está descrito en un punto intermedio entre verdugo y víctima (héroe o villano) que lo hace aún más interesante. Sin olvidar que la historia está sabiamente enriquecida con trazos de los problemas y conflictos de nuestra época.

David Fincher ha aprovechado muy bien el material que tenía entre manos y consigue contar muy bien la historia durante las dos horas de proyección (que realmente se pasan volando). Por suerte ha huido de los adornos que tanto distraían de THE CURIOUS CASE OF BENJAMIN BUTTON (2008) en pro de la historia principal. Y el resultado es una película tan contundente como ZODIAC (2007). Además hay que aplaudirle la elección de la banda sonora, que firma Trent Reznor, y la acertada recreación del mundillo universitario americano y de las jóvenes empresas tecnológicas.

El casting está lleno de aciertos. Jesse Eisenberg consigue defender y dar vida al personaje más complejo de la historia, Justin Timberlake no desentona como el creador de Napster y Andrew Garfield arranca una carrera que tiene mucha proyección (en breve será el nuevo Spiderman). Además hay que resaltar el trabajo del actor Armie Hammer y el tratamiento digital utilizado para que sólo un actor diera vida a los hermanos gemelos Winklevos.

THE SOCIAL NETWORK (2010) no aporta ninguna innovación al mundo del cine, tal y como le pasaba SLUMDOG MILLIONAIRE (2008) o a EL SECRETO DE SUS OJOS (2009), pero son películas tan redondas que eso no es impedimento para que sean pasto de premios y de reconocimiento. Y ésta tiene muchas papeletas a ser una de las películas del año, con permiso de BURIED (2010) claro está.

0 Comments:

Post a Comment



 

blogger templates | Make Money Online