19 nov. 2010

Por Alejandro Contreras

Steven Russell (Jim Carrey) es un oficial de policía en Virginia Beach, felizmente casado con Debbie (Leslie Mann). Un accidente de coche provoca que dé un vuelco a su vida y decida vivir abiertamente su homosexualidad. Abandona a su esposa y se muda a Miami donde allí comienza a vivir a un nivel de vida muy alto, extravagante y que mantiene con engaños y estafas. No tarda en acabar con sus huesos en la penitenciaría estatal donde conocerá al callado y sensible de Phillip Morris (Ewan McGregor), de quién se enamora perdidamente nada más conocerlo. Desde entonces su objetivo será hacer todo lo posible, principalmente mentir y engañar, para conseguir la libertad Phillip y poder construir una vida junto a él.

Con el éxito de BROKEBACK MOUNTAIN (2005) se vislumbraba la posibilidad de que en el cine convencional habría un hueco para contar historias protagonizadas por personajes homosexuales, más allá de los papeles secundarios. Y la verdad es que la producción ha sido realmente escasa, quizá alguna comedia como I NOW PRONOUNCE YOU CHUCK & LARRY (2007), y poco más. I LOVE YOU PHILLIP MORRIS (2009) había despertado muchas expectativas al contar con dos grandes estrellas como Jim Carrey y Ewan McGregor con lo que se podría pensar en que esta película llegaría a un público mucho más amplio que el habitual de cine de temática gay.

Ya en mayo del 2009 comenzaron a tener problemas para distribuir la película en Estados Unidos por su contenido sexual (y gay) explícito. En abril 2010 ya comenzó su difusión en Europa, Taiwan y Japón, mientras que en Estados Unidos se volvía a posponer de forma indefinida. Ahora se habla de un estreno nacional para final del 2010. Tras ver la película, cuyo contenido sexual es mínimo y nada polémico, creo que la bajísima calidad de la cinta es la culpable de tanto retraso.

El guión está basado en una historia verídica, pero tal vez sea el tono con el que se ha relatado, que resulta una caricatura repleta de estereotipos. El peor Jim Carrey, con un Ewan McGregor que hace lo que puede con un personaje insulso como pocos en su carrera, en una de las más deprimentes películas que se puede ver en el cine. Entre ésta y BRÜNO (2009) parece que es mejor conformarse con las pequeñas películas de temática gay que el cine europeo y asiático nos sigue sorprendiendo, porque el americano está en horas bajas.

0 Comments:

Post a Comment



 

blogger templates | Make Money Online