16 nov. 2010

Por Alejandro Contreras

Desde su pequeño pueblo en Noruega, el pelirrojo Jarle (Rolf Kristian Larsen) sueña con convertirse con una estrella de la música junto a su banda Mattias Rust Band. Ilusionado con su primer gran concierto, cuenta con el apoyo incondicional de su novia Katrine (Ida Elise Broch), su buen amigo Helge (Arthur Berning) y del resto de los chicos de la banda. Es 1989 y mientras Europa se está convulsionando con grandes cambios, la llegada de un nuevo estudiante, Yngve (Ole Christoffer Ertvag) le está alejando sin darse cuenta de todo aquello con lo que llenaba su vida antes.

La caída del muro de Berlin, los comienzos del Punk Rock, Spandau Ballet y otros tantos elementos de los 80s que enriquecen lo que podía haber sido otro historia más de descubrimiento de la sexualidad (homosexualidad para mas inri) de un joven adolescente. Pero no es sólo eso. Los personajes son bastantes interesantes y creibles, lejos de los arquetipos habituales, y su desarrollo sigue un ritmo pausado pero firme.

Si algún pero se le puede sacar es a un final que a mi no me termina de gustar, al menos creo que chirría con el resto de la historia. Aún así dejaros sorprender por la honestidad de una pequeña película noruega tan fresca y llena de ilusiones como la Europa de esa época.

0 Comments:

Post a Comment



 

blogger templates | Make Money Online