25 ago. 2009

Por Alejandro Contreras

En el caro internado Border School, cuatro estudiantes forman un grupo que por las noches huye de allí para juntarse, bebe y hacer gamberradas. Dyrbusch (Niklas Kohrt) y Bogatsch (Michael Ginsburg), líderes de la pandilla, van proponiendo nuevos juegos que van aumentando en agresividad y violencia. Tras un incidente con la camarera Vaneska (Stephanie Schonfeld), una camarera, los juegos comienzan a cebarse con Leibnitz (Janus Kocai), el más débil del grupo. Konstantin (Franz Dinda) se comienza a asustar del cariz que está tomando el grupo, pero ya es tarde para salir de él.

Dura una hora escasa, y realmente se pasa bastante mal viéndola. La violencia que se mueve en este pequeño grupo es bastante desagradable y se sufre observando las andanzas de esta pandilla. Centrada en los más débiles y honestos del grupo, cuesta entenderles en algunas de sus decisiones aunque veladamente se nos da a entender posibles razones.

No sé tampoco porque esta película aparece en algunas listas de películas de temática gay del 2008, porque no lo es. Quizá por un breve pasaje homosexual que ayuda a dibujar algún trazo más de algunos de los miembros de esta pandilla.

La factura de la película es impecable. El tener actores desconocidos ayuda a la credibilidad de la película, aunque no termina de quedar claro porqué actúan como lo hacen. Tal vez media hora más de película podría haber ayudado a redondear la historia, pero es cierto que uno desea que acabe cuánto antes.

0 Comments:

Post a Comment



 

blogger templates | Make Money Online