6 ago. 2009

Por Alejandro Contreras

Andy Forte (Bart Fletcher) no puede olvidar a un antiguo amor, por lo que su amigo Chris (Chris Carlisle) le trata de ayudarle a pasar página invitándole a una fiesta llena de gays donde Andy se sentirá fuera de lugar. Nate Merritt (Paul Preiss) ha decidido comenzar una carrera como marine para ofrecer un futuro a su futura esposa. Ambos necesitan dinero urgentemente y acceden a posar como modelo para un video. Ambos pensaban que sería un video en solitario, además tampoco se esperaban que el trabajo como modelo era en realidad para rodar una escena de sexo amateur entre los dos (al estilo Sean Cody o Straight College Men). Sin rodar el video, los dos desconocidos emprenderán un viaje donde ambos tendrán que enfrentarse a viejos fantasmas y a sus problemas presentes.

Película de presupuesto medio que tiene algunos problemas de racord, es decir, que en la misma escena el pelo rapado del protagonista varía en longitud, o los ojos del otro se pinta o despinta según el plano. Quitando este pequeño detalle, la película es realmente de las que merecen la pena ver. Personajes bien definidos, actores convincentes, y una historia que te tendrá hasta el último segundo pegado a la pantalla. Los dos protagonistas consiguen dar credibilidad a una relación difícil de calificar: aunque uno es homosexual y el otro heterosexual, ninguno de los dos lo es tanto. Y eso hace tan interesante ver cómo va transcurriendo la historia de los dos.

La verdad es que es de lo mejorcito de la campaña de películas de temática gay del 2008/2009 de lo que yo llevo visto. Eso sí, yo hubiera cambiado el final. Y no digo más. A verla (digo, descargarla).

0 Comments:

Post a Comment



 

blogger templates | Make Money Online