12 ene. 2010


Por Alejandro Contreras

En la vida de Hipatia (Rachel Weisz) sólo hay sitio para la astronomía, tanto en su investigación personal como en la difusión del conocimiento que se atesora en la biblioteca de Alejandría. Fuera de esos muros, se está produciendo un cambio muy relevante en el papel que ocupan los católicos, de minoría perseguida a implantarse frente a las de antaño.

Tanta en la fascinación que tuvo Alejandro Amenábar
con este personaje, alimentada por su creciente afición a la astronomía, que se arriesgó con su proyecto más ambicioso. Aunque las cifras sean ridículas frente al presupuesto de AVATAR/09, estoy seguro que va a costar mucho que otra cinta española supere la inversión de ÁGORA/09. Los más "agoreros" pensarían que no saldrían los números, pero la masiva respuesta del público ha conseguido cuadrar los gastos y darles beneficio a sus productores.

Alejandro cocina una paella con materiales de primera: grandes escenarios, estupendos efectos visuales, una banda sonora de Dario Marianelli (ganador del Oscar por ATONEMENT/07) y una primera actriz como Rachel Weisz. Pero la gran mayoría que la ha probado sale algo decepcionado, como si no luciese en la paella esos ingredientes de primera calidad.

¿Demasiadas expectativas? ¿Demasiado riesgo para alguien que ya no tiene que demostrar nada? Yo creo que el mayor problema de la película está en el montaje y el guión. A veces la historia real no es "cinematográfica" y hay que hacer algunas licencias. Es notable como más que una película parecen dos capítulos seguidos, ya que a mitad de la película la acción pasa de un punto álgido a un punto de comienzo que al espectador desconcierta.

Se ha criticado mucho la presencia de Max Minghella, pero tanto su actuación como su personaje fue lo que más me interesó de la película. Adoro a Rachel Weisz pero su Hipatia me interesa bastante poco.

En USA se ha retrasado su estreno para el verano visto que no tendrá muchas posibilidades de ganar algún premio de cine, aunque su estreno estaba previsto inicialmente para final de diciembre 2009. Probablemente tendrá más suerte en la ceremonia de los Goyas donde podrá arrancar algunos de los premios "técnicos".

No es la mejor película de Amenábar, pero es mucho mejor que la mejor que muchos otros directores españoles (y no diré de quienes). Una lastima que el tema de la película, señalar la peligrosidad de los integrismos religiosos o de cualquier tipo, haya pasado algo desapercibido. Aún le queda mucha carrera a Alejandro para volver a plantearlo con otra historia, y espero que tenga más acierto.

La que podría haber sido la mejor película española del 2009, se ha quedado a medias a pesar de tener muchos aciertos y elementos de primera calidad que juntos no dan el aspecto de "peliculón".

0 Comments:

Post a Comment



 

blogger templates | Make Money Online