7 ene. 2009



1977. Estados Unidos aún está recuperándose del discurso donde su presidente Richard Nixon (Frank Langella) expone las razones de su dimisión tras la salida a la luz del escándalo del Watergate. Éste se encuentra en California en la mansión "Casa Pacífica" donde está dándole vueltas a publicar una biografía, cuando recibe la propuesta de ser entrevistado por el presentador inglés David Frost (Michael Sheen). Frost ve en esta entrevista una lanzadera para desligarse de la televisión banal que ultimamente realiza, mientras que Nixon una manera de reforzar sus arcas y de limpiar su imagen pública. Lo que ninguno sabe es que esas entrevistas marcará el resto de sus vidas.

Proyecto perseguido por grandes directores como Martin Scorsese, Sam Mendes, George Clooney o Bennett Miller, aunque finalmente es Ron Howard quién se llevó el gato al agua. Haciendo un paréntesis entre sus dos adaptaciones de las novelas de Dan Brown (THE DA VINCI CODE/06 y ANGELS & DEMONS/09), adapta la obra teatral basada en las históricas entrevistas. Peter Morgan adapta el texto que él mismo escribió para la versión teatral estrenada en el 2006 en Londres, y en el 2007 en Broadway. A Peter Morgan le debemos los guiones de películas con un marcado acento histórico como THE LAST KING OF SCOTLAND/06, THE QUEEN/06 o THE OTHER BOLEYIN GIRL/08.

Ron Howard puso como condición el contar con los actores originales de la versión teatral. Frank Langella ya cuenta con un Tony por su recreación de Nixon y seguro que este año consigue una nominación al Oscar por su espléndida actuación, que va más allá de la imitación del personaje (bastante conseguida por cierto). A Michael Sheen lo recordábamos de su recreación de Tony Blair en THE QUEEN/06, donde era eclipsado por la actuación de Helen Mirren. En esta ocasión tiene más oportunidad de demostrar su talento y junto con Frank Langella hace un tándem perfecto (aunque a ratos uno crea que está ante BLAIR/NIXON). Visto el resultado final es entendible la condición de rescatar el trabajo teatral de estos dos para la adaptación en la pantalla grande. Rebecca Hall, Sam Rockwell, Oliver Platt o Kevin Bacon completan un reparto que es mera comparsa de los protagonistas.

Sólo por ver el pulso entre Frank Langella y Michael Sheen merece la pena el visionado de esta película. Si bien a todo el público no le va a interesar la temática de esta historia, y puede aburrir a quién anda algo perdido sobre la política americana de los años de Nixon, pero sin lugar a dudas el resultado final es más que sobresaliente.

0 Comments:

Post a Comment



 

blogger templates | Make Money Online