2 feb. 2009


Por Alejandro Contreras

Anoche la Academía de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España entregaba los premios Goya en eso que llaman "la noche del cine español". Y no sé si en homenaje al ganador del premio honorífico, pero la gala fue de auténtica "serie B".

Antes de empezar la gala podríamos ilusionarnos que Carmen Machi tuviera la misma chispa y recursos que demostró Rosa María Sardá, pero no fue así. En pocos minutos de gala, echábamos de menos a los guionistas de AIDA (TV) (fue de agradecer el momento en que Corbacho entró en escena). Resultaban muy pocos creíbles algunos chistes "cinéfilos", que muchos ya había sido publicados en la revista Fotogramas, en boca de Carmen. Además daba la sensación que ella no llegaba a conectar con el público asistente.

Pero no toda la culpa la tiene la presentadora, sino quién haya ideado esta gala. ¿Dónde quedaba el amor al cine? Pues parece que sólo en las cortinillas de Muchachada Nui. Apenas pudimos ver escenas de las películas finalistas, y los videos previos de los intérpretes eran tan cortos que no te dejaban ganas de ir a ver tal o cual peli. Otro al que hay que darle un tirón de orejas es al realizador de la gala, que en momentos emotivos como el del premio honorífico, se dedicaba a enfocar el morreo que Verónica Echegui le daba a su novio. Ese momento de Carmen Machi llevándole bombones a los periodistas recordaba más a una cutre-gala de Miss España que a la gran fiesta del cine español. Y es que con tener en la platea a Penélope Cruz y a Benicio del Toro no está todo hecho. La falta de previsión al no facilitar el acceso aquellos que tuvieran problemas de movilidad, el acoso a los invitados-estrellas (en concreto al pobre de Benicio del Toro, como le ocurrió a Viggo Mortensen hace dos años) y algunos gags descafeinados intensificaron el mal resultado final.

La retransmisión por televisión volvió a ser en diferido, para que fuera más llevadera a los asistentes pero el mismo incordio para los que la veíamos en casa (con una cantidad de anuncios horrorosa). Si a los presentadores se les quitó los teatrillos que hacían, los premiados aprovecharon para olvidarse de la virtud de la síntesis y soltar discursos de esos llenos de enumeraciones. Además, uno no podía resistir en los bloques de publicidad de curiosear en Internet dónde una hora de enterarnos por TVE1 ya se sabía que CAMINO (2008) era la triunfadora de la noche.

En la terna de nominados se echaba de menos títulos como TIRO EN LA NUCA (2008), LOS CRONOCRÍMENES (2008) o 3 DÍAS (2008). Cualquiera de estas tres tenía más presencia que LOS CRÍMENES DE OXFORD (2008) o SÓLO QUIERO CAMINAR (2008). Aunque es curioso que VICKY CRISTINA BARCELONA (2008) y CHÉ, EL ARGENTINO (2008) no optaran a otras categorias más importantes, quedándose en sus dos actores premiados y algún Goya menor.

Este año no he participado en ninguna quiniela para los Goya, ya que no había visto ni siquiera las cuatro películas nominadas a "mejor película", pero el palmarés era el esperado. Nadie dudaba que Benicio del Toro y Penélope Cruz se llevarían un Goya, al igual que los 3 actores de CAMINO (2008): Carme Elias, Jordi Dauder y Nerea Camacho. Tampoco fue una sorpresa que el trabajo de El Langui se recompensara con un Goya de Actor Revelación, ni el de su canción, pero sí que el director de EL TRUCO DEL MANCO (2008) se lo quitara a Nacho Vigalondo.

Ganó CAMINO (2008) como todos los entendidos apuntaban, y seguramente se merezca. ¿Por qué la Academia se olvidó de CAMINO (2008) en la preselección de los Oscars? Ningún discurso de agradecimiento me pareció emotivo, a excepción de El Langui. Distinto hubiera sido si hubiera saltado la liebre y vemos ganar a Javier Camára, Ana Wagener o Tina Sainz. Los ganadores estuvieron muy contenidos, y a Penélope la vimos cansada y con un discurso mejor que la media pero algo "preparado". Al recordar a los fallecidos del año, pudimos ver a Javier Camara muy emocionado, y a Maribel Verdú llorando a lagrima viva.

0 Comments:

Post a Comment



 

blogger templates | Make Money Online